Alegaciones contra la sanción por la mascarilla

El usuario antes de presentar las alegaciones debe tener presente las siguientes circunstancias:

  • Las presentes alegaciones tienen que ser utilizadas por aquellas personas que hayan recibido la comunicación de inicio del procedimiento sancionador por parte de un organismo de una Comunidad Autónoma y que no hayan sido sancionadas por infringir el metro y medio de seguridad.
  • Las alegaciones deben presentarse dentro del plazo de 15 días hábiles tras la recepción del escrito de inicio del procedimiento sancionador.
  • Las alegaciones se pueden presentar en la sede del órgano de instrucción, a través de correo administrativo certificado, ORVE o burofax. El importe del correo administrativo con certificado de recepción tiene un importe de 5,70.- euros.
  • La presentación de las alegaciones no garantiza un resultado positivo, aunque siempre, en el supuesto de desestimación de las alegaciones, cabrá acudir a los Juzgados a ejercer los derechos legítimos.
  • Al presentar las alegaciones al órgano administrativo usted está renunciando al pago con descuento, salvo que acepte su responsabilidad con carácter previo a la resolución definitiva, aunque en este último caso el descuento será más reducido.
  • Habiendo presentado las alegaciones, el órgano administrativo está obligado a responder para imponerle la sanción. En el supuesto de no recibir ninguna respuesta por parte de la administración, nunca la podrán exigir el pago de la multa.
  • Se recomienda una lectura previa del escrito antes de introducir sus datos y circunstancias de hecho o derecho que crea oportunas y enviarlo.

El documento que procede a descargarse tiene como finalidad exclusiva la utilización del escrito con el objetivo de presentarlo ante la administración pública o ante el organismo autónomo competente para salvaguardar los intereses que motivan su utilización. El usuario o consumidor se compromete a hacer uso del documento siguiendo las instrucciones vertidas por el despacho en la descripción del producto para conseguir el fin previsto por el escrito comprado y se disuade a utilizarlo para fines distintos a los previstos para su uso.

El documento se encuentra protegido por la normativa de la propiedad intelectual conforme a la doctrina emanada del Tribunal Supremo que considera los documentos escritos por los abogados susceptibles de amparo y, por tanto, el usuario o consumidor se compromete a no distribuir, difundir, copiar, vender, ceder o donar el documento a terceros ajenos a la relación contractual. El incumplimiento de estas obligaciones pueden comportar la indemnización de daños y perjuicios patrimonial y morales conforme establece el artículo 140 del Real Decreto Legislativo 1/1996, de 12 de abril, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley de Propiedad Intelectual.

En ningún caso, el despacho se hace responsable del uso indebido que pueda hacerse del documento descargado ya sea con carácter fortuito, negligencia grave o leve o dolo. Tampoco será responsable el despacho del resultado de la utilización debida del documento mientras el resultado del mismo no dependa de él. En cambio, sí será responsable el despacho cuando el consumidor siga las instrucciones indicadas con anterioridad y el consumidor haya actuado diligentemente en su presentación.